B CAR News

Reacción de ANCERA a la Ley de Datos de la Comisión Europea

¿Cuál es la reacción de Ancera ante la Ley de Protección de datos de la Comisión Europea? Vivimos en la era de la hiperconectividad. Prácticamente, la totalidad de la población lleva en sus bolsillos un dispositivo capaz de conectar con cualquier parte del mundo. No solo los teléfonos nos permiten esta hiperconectividad con el mundo, también los relojes inteligentes, los televisores e, incluso, nuestros coches.

La hiperconectividad en la automoción ha venido para quedarse. Se calcula que en el mundo hay un total de 400 millones de coches conectados. Prácticamente, el 100% de los nuevos coches son “coches inteligentes”, por lo que esa cifra irá aumentando a medida que se vaya modernizando el sector.

En el mundo hay un total de 400 millones de coches conectados

Pero, ¿estamos preparados para este nuevo escenario? ¿Cuáles son las coberturas legales que tenemos frente a la información que generan nuestros vehículos acerca de nuestro comportamiento como conductor? ¿Las marcas pueden tener libre acceso a esta información?

La Ley de Datos de la Comisión Europea

 Tras la publicación de la Ley de Datos de la Comisión Europea, ANCERA (la Asociación Nacional de Reparadores de la Automoción rel= «no follow») ha manifestado que, a pesar de valorar de manera positiva los principios y disposiciones de esta ley, «es necesaria una legislación sectorial que los traduzca en la aplicación de medidas específicas adaptadas al mercado de la posventa del automóvil».

La Comisión Europea ha presentado esta propuesta de ley para dar fin a la exclusividad de los fabricantes y liberalizar el acceso a los datos de los usuarios. Esta noticia ha sido muy bien acogida por las asociaciones del sector en toda Europa.

En esta nueva Ley de Datos, los usuarios podrán acceder libremente a los datos generados durante el uso de sus productos conectados y compartirlos con terceros. Esto abre la posibilidad a que los conductores soliciten sus datos a los fabricantes de vehículos para compartirlos con talleres independientes, lo que garantizará la libre competencia en el mercado.

La ley incluye explícitamente los servicios de reparación y mantenimiento posventa y el acceso a la información de diagnóstico. Establece la obligación del fabricante de hacer los datos transparentes y «fácilmente accesibles» al usuario, entre otros aspectos.

Para Carlos Martín (secretario general de ANCERA), la futura Ley de Datos «sería un primer paso para garantizar la capacidad del usuario de elegir sus datos y el proveedor que los gestiona». También considera «muy positivo» que la norma «contemple los servicios de reparación, mantenimiento y posventa en general», aunque aboga por seguir trabajando «en una regulación específica para los vehículos que tenga disposiciones concretas que salvaguarden y garanticen la libre y leal competencia en materia de conectividad».

ANCERA: Necesidad de una legislación específica

 ANCERA es consciente de que, aunque esta ley es un primer paso, aún queda mucho camino por recorrer. «Necesitamos tener acceso a los datos desde el principio para poder desarrollar servicios y tener las mismas oportunidades que el fabricante. La Ley de Datos es una legislación horizontal y se aplicaría a todos los sectores industriales. Se necesitan normas sectoriales para que los usuarios de vehículos puedan ejercer efectivamente su derecho de acceso a los datos generados por el uso de sus vehículos», reflexiona la patronal.

En concreto, ANCERA ha formulado algunas mejoras que deberían incorporarse a la Ley de Datos

  1. Transparencia detallada a los proveedores de servicios independientes sobre toda la gama de datos
  2. Funciones y recursos y cómo acceder a ellos para desarrollar servicios alternativos y hacer efectivo el derecho de los consumidores al acceso y a la portabilidad de sus datos.
  3. Un conjunto de datos estandarizado para los servicios multimarca y un sistema de autorización de acceso.
  4. Costes limitados y reales.
  5. Definir el control del uso de los datos y la relación entre el fabricante y el proveedor de servicios independiente;
  6. Permitir la libre elección del usuario para instalar o desinstalar aplicaciones.

A pesar de todo, ANCERA aplaude el reglamento y cree que «va en la dirección correcta y pone de manifiesto todo el trabajo que se ha hecho en defensa del sector«.